Las 8 razones para acudir a Psicoterapia.

Actualizado: abr 8

La sala de meditación está en uno mismo. Tienes que aprender a elegir tus pensamientos como eliges tu ropa. trabaja la mente, es lo único que debes controlar. Deja de intentarlo: ríndete.


Para muchas personas ir al psicólogo es sinónimo de ser una persona débil o estar en una situación realmente difícil, pero en realidad, acudir a terapia psicológica te puede convertir en una persona más fuerte emocionalmente y te puede aportar herramientas para poder adaptarte mejor a las situaciones difíciles que pueden presentarse al largo de tu vida.


¿Cuándo acudir a un psicólogo?


Acudir a psicoterapia es un acto de inteligencia emocional, autocuidado y empatía con los propios planes y sueños; no responde necesariamente a un momento de crisis, sino a la decisión honesta de querer revisar la estructura emocional, cognitiva y mental que ha moldeado nuestras maneras de Ser y nos ha permitido o no, alcanzar los resultados que tenemos y queremos a diferentes niveles de nuestra vida.


Las 8 razones por la que deberías acudir a un psicólogo:


Un psicoterapeuta es un profesional de la salud mental especializado en las áreas cognitiva (biología del pensamiento), afectiva (emociones) y comportamental (conducta) que establece puentes éticos y estéticos de trabajo alrededor de la gestión emocional y la salud mental; no sólo te entrena en herramientas conductuales, sino que permite intervenir con estricto cuidado y conocimiento profesional, sobre la manera en que tu historia, tus patrones de comportamiento, tu estado neuropsicológico y tus conversaciones, están modelando posibilidades sanas de relación y realización desde una apuesta biopsicosocial.


Entre muchos otros, los beneficios de una terapia psicológica son:


1. Mejora tu autoconcepto, autoestima y auto agenciamiento

Tramitar la carga emocional a través de herramientas profesionales, te permite reconciliarte con una versión más amable, funcional y empoderante de ti; esto va más allá de aprender una serie de técnicas o de rediseñar comportamientos para afrontar cambio, procesos de migración o retos, pues implica ir profundo en la persona que has sido para descubrir la persona que mereces y quieres Ser.


2. Te enseña herramientas para manejar conflictos

Los conflictos son algo normal en la vida de las personas y, en muchas ocasiones, son necesarios para el crecimiento personal o la convivencia con otros individuos. Las sesiones de psicoterapia te enseñan nuevas maneras (más adaptativas) de solucionar problemas; es mucho más que un entrenamiento, taller o workshop, dado que el aprendizaje de herramientas para solucionar conflictos que se trabajan en psicoterapia, parte del universo simbólico particular de tu vida y los contenidos inconscientes que te mantienen en conflictos cíclicos.


3. Te ayuda a cambiar las creencias limitantes

Con nuestras creencias y valores damos significado y coherencia a nuestro modelo de mundo. Una misma situación puede ser vivida de forma distinta por cada persona. Las creencias nos ayudan, en definitiva, a simplificar el mundo que nos rodea, y son interpretaciones de la realidad y no hechos constatados.


Algunas creencias son desadaptativas o limitantes y es necesario corregirlas, pues éstas no son innatas, las vamos adquiriendo a lo largo de nuestra vida. Por ello, el psicólogo puede ayudarte a identificarlas, analizarlas, ponerlas a prueba y modificarlas.


4. Te ayuda a vivir en armonía contigo mismo y con los demás

La introspección que se lleva a cabo al asistir a terapia te permite comprender el origen biológico, social, cultural, familiar y personal de las experiencias emocionales, a través de lo cual se cuida de manera integral tu salud, estima y relaciones con el fin de generar nuevas posibilidades de vida e historia de manera responsable, empática y generativa.


Intervenir en las emociones, mente y vivencias requiere de herramientas profesionales en salud mental dado que, si confundes el espacio terapéutico con espacios de coaching o mentoría, puedes construir resultados no sostenibles en el tiempo o generar experiencias emocionales no conscientes.




5. Confidencialidad de las sesiones

La relación con el psicólogo es confidencial y estrictamente profesional. Tal y como se expresa en el código ético y deontológico de los Colegios Oficiales de Psicólogos, el profesional de la psicología debe garantizar el secreto y la confidencialidad de todo lo referido por quien le consulta.


Por tanto, todo lo que digas en una sesión terapéutica será un secreto entre tu terapeuta y tú. Esto permite que haya un marco relacional en el que se pueden tratar miedos muy íntimos.


6. Relación de confianza y empatía

Además del conocimiento y la profesionalidad que debe mostrar el psicólogo, el entorno de confianza que se crea entre ambos te va a permitir encontrar nuevas preguntas y acceder a nuevas comprensiones. La psicoterapia no es un cúmulo de técnicas milagrosas ni fórmulas para alcanzar ciertos estados; por el contrario, es el espacio que respeta y mantiene procesos de autorreflexión en la configuración de acciones sostenibles para el cambio.


7. Asesoramiento profesional

El psicoterapeuta es un experto en la terapia psicológica, y tiene amplios conocimientos sobre la conducta humana, pues ha cursado sus estudios de psicología en una universitaria reglada. Para llegar a trabajar de psicoterapeuta, es muy posible que haya cursado algún posgrado universitario sobre alguna especialidad (por ejemplo, sexología, terapia de pareja o psicología clínica), y seguramente haya adquirido la experiencia necesaria para poder aportar todo su conocimiento en tu beneficio.


La terapia psicológica no es contarle los problemas a un amigo o familiar, pues existe una base sólida (tanto teórica como práctica) avalada por la ciencia.

8. Te empodera frente a la vida

Uno de los objetivos de la psicoterapia es que la relación entre el terapeuta y el paciente no sea de dependencia. Por tanto, el psicólogo te ayuda a ser dueño de ti mismo y a adquirir nuevas habilidades que te serán útiles en el día a día; y esto sólo es posible, al profundizar en procesos, herramientas narrativas e historias limitantes y dolorosas.



Bonus: La terapia psicológica cambia tu cerebro
Los estudios neurológicos están hallando cada vez más pruebas empíricas de la capacidad de la psicoterapia para modificar las estructuras cerebrales y mejorarlas, consiguiendo una mejor actitud vital para afrontar el día a día.