top of page

El autoperdón: El arma secreta contra la culpa.

Todas las personas experimentamos vergüenza, es una emoción universal. Brene Brown describe la vergüenza como "el sentimiento o la experiencia intensamente dolorosa de creer que somos defectuosos y, por lo tanto, indignos de aceptación y pertenencia".


Entonces, ¿cómo podemos aliviar nuestro cuerpo y nuestra mente del dolor causado por la culpa? Mediante el autoperdón.


El autoperdón es una herramienta poderosa para deshacerse de la culpa debilitante. No podemos estar culpándonos eternamente si queremos crecer. Por el contrario, el autoperdón puede hacernos avanzar con fuerza, claridad y responsabilidad.


¿Por qué la gente se resiste al autoperdón?

Muchas personas experimentan mucha resistencia a la idea del autoperdón. Es posible que consideren el autoperdón como un "dejarse llevar", como si el autojuicio fuera la única forma de mejorar.


Pero el autojuicio negativo y la autoculpabilización pueden ser en realidad un gran impedimento para el cambio positivo. Cuanta más vergüenza sientas por tus acciones y comportamientos pasados, más baja será tu autoestima y menos probable será que sientas motivación al cambio.


Puedes decidirte a cambiar tu comportamiento y perdonarte al mismo tiempo. El autoperdón abre la puerta al cambio al liberar la resistencia y profundizar la auto-conexión.


La psicoterapeuta Beverly Engel describe mejor otra razón para la resistencia al autoperdón: "Es posible que tengas una dificultad para perdonarte a ti mismo debido a esa poderosa necesidad de "ser bueno" y de ser visto como "todo bueno" a los ojos de los demás, así como de ti mismo. Esta necesidad de ser "todo bueno" puede haber comenzado porque tus padres u otros cuidadores tenían expectativas poco razonables de ti y pueden haberte castigado severamente o abandonado cuando cometiste un error. Ahora puedes descubrir que eres igualmente crítico contigo mismo e igualmente implacable".


www.ellamigra.com
El camino hacia el autoperdón:

1- Humanidad común y ganar auto-compasión.